Relojes Complejos

Complicaciones en Relojes

Relojes Complication. Servicio Técnico

En relojería, una complicación se refiere a cualquier característica en un reloj mecánico más allá de la simple exhibición de horas y minutos. Un reloj que indica solo horas y minutos se conoce como un movimiento simple. Las complicaciones más comunes en los relojes comerciales son las pantallas de día / fecha, las alarmas, los cronógrafos (cronómetros) y los mecanismos automáticos de devanado.

Cuantas más complicaciones en un reloj mecánico, más difícil es diseñar, crear, montar y reparar. Estas estipulaciones no se refieren a relojes de cuarzo. Un cronógrafo de visualización de fecha típica puede tener hasta 250 partes, mientras que un reloj particularmente complejo puede tener mil o más partes. Los relojes con varias complicaciones se conocen como grandes complicaciones.

Los primeros relojes ultra-complejos aparecieron debido a los ambiciosos intentos de los relojeros de unir una gran cantidad de funciones en un solo reloj. Los relojes mecánicos con una amplia gama de funciones, incluidas las indicaciones astronómicas, sugerían ideas para los desarrolladores de los primeros relojes de bolsillo. Como resultado, ya en el siglo XVI, el mundo de la relojería fue testigo de la aparición de numerosos relojes complicados e incluso ultra-complicados.

Una gran complicación es un reloj con varias complicaciones, los logros más complejos de la alta relojería o la alta relojería. Aunque no existe una definición oficial, un criterio común es que un reloj contiene al menos una complicación de tiempo, una complicación astronómica y una complicación llamativa.

Los relojes ultra complicados se producen en ediciones limitadas. Los relojes aparecieron debido a los ambiciosos intentos de los relojeros de unir una gran cantidad de funciones en la caja de un solo reloj. Los relojes mecánicos con una amplia gama de funciones, incluidas las indicaciones astronómicas, sugirieron ideas a los desarrolladores de los primeros relojes de bolsillo. Como resultado, ya en el siglo 16, el mundo de la relojería fue testigo de la aparición de numerosos relojes complicados e incluso ultra complicados.