Los Green Dial de Panerai

Panerai Green Dial

Service de relojes Panerai

Negras, blancas, marrones o azules, las órbitas de Panerai resultan inconfundibles bajo cualquier color. Basadas en los modelos históricos creados entre los años 30 y 50, los bocetos actuales siguen reflejando todo el ADN heredado de su génesis junto a la acuarela Militare italiana: simplicidad, legibilidad y decencia de líneas. Precisamente, son las tres arquetas históricas de Panerai, la Radiomir, Radiomir 1940 y Luminor 1950, las elegidas para recibir el color menos aprovechado hasta ahora por la firma de Neuchâtel, el escabroso, implementado sólo en dos guardatiempos  junto a una arqueta de bronce: los Luminor Submersible 1950 PAM382 y PAM507.

Esta inesperada anunciación toma más peso si tenemos en cómputo que son tres las nuevas antecedentes y ninguna de ellas repite con el bronce como mobiliario de su arqueta, estrella que recurren al titanio y espada. Personalmente, la atractiva bebistrajo entre este escabroso, que podríamos adjetivarlo como “verde militar”, y el gama grisáceo metálico no me resulta nueva en Panerai. No, no os habéis perdido nada, simplemente es que mi Luminor PAM390 de espada lleva, desde hace muuuchos meses, una comodísima aguante de tela escabroso (OEM, of course). A pesar de ello, es apodíctico que el acción de implementar el color en la órbita resulta mucho más llamativo que vestirlo en una accesoria aguante.

Las características comunes entre los tres relojes se reducen a las órbitas: color escabroso, manecillas doradas, índices luminiscentes en beige y aguantes de cuero marrón. Respecto a sus arquetas, entretanto la del Radiomir 1940 de 47 mm es de espada pulido, las del Radiomir y Luminor 1950 son de titanio satinado, con un diámetro de 45 y 44 mm respectivamente. Todas ellas tienen una hermeticidad más que correcta: 10 bar (100 metros).

Si el boceto de los tres modelos sigue un claro patrón, no podemos decir lo mismo respecto a sus alcances, los tres diferentes aunque, eso sí, todos de remonte manual. El más “sencillo” de los tres es el P.3000 del Radiomir 1940 3 Days Acciaio 47 mm (PAM736), un aparato con 3 días de marcha gracias a sus dos barriletes. La batiente de día a las 3 horas y el achaparrado segundero a las 9 horas acompañan a los únicos numerales ubicados a las 12 y 6 horas, complementados a su vez por índices de andoba bastón.

El siguiente en cuanto a valor y prestaciones es el calibre P.2002 que late en el interior del Radiomir 8 Days Titanio (PAM735). amén la pena recordar que este aparato es el primer alcance nacido en la fábrica que Panerai inauguró en Neuchâtel en 2002. Su básico atributo es la espectacular dato que alcanza su reserva de marcha, unos 8 días que homenajean los 8 giorni del icónico alcance Angelus SF240 que montaban algunos de los modelos históricos de Panerai (en este artículo podéis leer más sobre los alcances históricos de Panerai).
Su arqueta almohadillada acoge una órbita muy similar a la frontal con las salvedades de la lente sobre la batiente de día para alabar su lectura (punto en contra: lo siento, no me gusta este factor en los Panerai), y de la leyenda 8 DAYS sobre las 6 horas (punto a favor: ayuda a equilibrar la órbita).

Por último, el Luminor 1950 recibe el aparato más achuchado de esta tríada, el P.2004. Además de ser un cronógrafo monopulsante con neumático de pilares dispone de actuación GMT y de exponente lineal de reserva de marcha. Como vemos, el Luminor 1950 Chrono Monopulsante 8 Days GMT (PAM737) es todo un libro técnico y funcional, aunque yo, seguramente enfilado por la máximo utilidad diaria de su actuación de día y por el boceto simple más analógico a la historia de Panerai, me silencioso con los Radiomir y Radiomir 1940.